Coalición TGC | 1 Corintios 10:17 | 0 | 7
Calificar

Pastor, promueve una visión bíblica de la conversión. - 1 Corintios 10:17

Estudio Biblico






Aquí tienes una lista con ocho consejos para pastores sobre cómo promover en nuestras iglesias una visión bíblica de la conversión.

1) Ralentiza el proceso de la membresía
Unirse a la iglesia local no debe ser un proceso difícil, pero a diferencia de las iglesias donde crecí, tampoco debería ser posible que te hagas miembro el primer domingo que la visites. Ten preparado un procedimiento. Dicho método podría incluir, por ejemplo, una comida con la visita, una clase de membresía y una entrevista con el pastor. Si tu iglesia tiene una pluralidad de ancianos, deja que sean los ancianos los que revisen la solicitud de membresía y recomienden la misma.

Si tu iglesia es congregacional, vota en las asambleas las solicitudes de nuevos miembros. Como dichas reuniones de miembros suelen celebrarse varias veces al año, los nuevos miembros tendrán tiempo de conocer la iglesia y, así mismo, la iglesia tendrá la oportunidad de conocer a los candidatos a la membresía y ver la evidencia de la obra del Espíritu Santo en sus vidas. Y solo por si lo preguntas; no, no estoy a favor de hacer el período de prueba innecesariamente largo.

2) Deja que sean los pastores o los ancianos los que lleven a cabo las entrevistas para la membresía
Ellos son los pastores y su labor es vigilar la puerta del redil de las ovejas. El propósito de las entrevistas no es hacerles a las personas preguntas difíciles acerca de la Biblia o de la teología sistemática. El objetivo es tomarte el tiempo necesario para escuchar el testimonio de los candidatos en un ambiente relajado.

Lo que puedes aprender de las personas cuando las saludas al acabar el culto es bastante limitado. El propósito de las entrevistas es saber qué clase de vida tiene la persona que estás entrevistando, cómo Jesús la ha cambiado y lo sigue haciendo, y escuchar su comprensión del evangelio. De esta manera, la recomendación del pastor o el anciano de que dicha persona sea aceptada en la membresía de la iglesia tendrá solidez.

3) Plantéate de nuevo cómo administras el bautismo y la Santa Cena
No bautices a la gente de buenas a primeras. En su lugar, mantén conectados el bautismo y la membresía, tal y como hace el Nuevo Testamento. Dejando aparte los casos relacionados con el área misional —como el del etíope eunuco—, los apóstoles no concebían la posibilidad de que el creyente fuera bautizado sin pasar a formar parte de la iglesia local. Incluye tiempo en los cultos matutinos para escuchar los testimonios de las personas que se han bautizado; y que no sean testimonios de oraciones contestadas, sino de vidas transformadas.

En lo que se refiere a la Santa Cena, no digas: «Están todos invitados a participar». Toma tiempo para explicar a la congregación quién debe participar de la Mesa del Señor: miembros bautizados de iglesias locales fundamentadas en el evangelio (esto es lo que significa «proteger la Cena»).

Una semana antes, exhorta a los miembros a examinar su vida y sus corazones. Aunque alargara la celebración, no organices la Santa Cena de forma que la gente pase por la mesa y se sirva a sí misma. Sirvámonos los unos a los otros y tomemos los elementos todos a la vez. 

No debemos tomar la Cena del Señor bajo nuestro libre albedrío, como si la iglesia fuera una máquina expendedora de comida. La tomamos juntos, como diciendo: «Sé que tienes fe verdadera y, por tanto, eres uno de los nuestros». O usando las palabras de Pablo: «Puesto que el pan es uno, nosotros, que somos muchos, somos un cuerpo; porque todos participamos de aquel mismo pan» (1 Co 10:17).

4) Sé doblemente cauteloso antes de ofrecer seguridad de salvación a los niños
Si lo haces de manera prematura o sin fundamento, actuará como una vacuna contra la fe verdadera. Exhorta a los niños a creer. Enséñales el evangelio y edifícalos en él.

Gózate si un niño te dice que se ha arrepentido y ha creído en Jesús, pero recuerda que la verdadera evidencia de la fe es confiar en Dios, y dicha confianza necesita tiempo y oportunidades para hacerse evidente.

No existe una edad mínima para bautizar a un niño. En algunos niños, la realidad de su confianza en Jesús será evidente más temprano que en otros que necesitan más tiempo. Si la fe del niño tarda en mostrarse, no siempre quiere decir que no ha sido regenerado, a veces es porque la iglesia aún no pudo confirmar su conversión con certeza.

5) Convierte la membresía en un asunto importante
La membresía de la iglesia no significa tener una lista de personas que en algún momento fueron parte de la congregación. La membresía es una red viva de personas conectadas entre sí con la intención de rendirse cuentas de manera mutua y pública. Nos ayudamos los unos a los otros a saber que nuestra fe es verdadera asistiendo regularmente a las reuniones de la iglesia y, también, edificando nuestras vidas mutuamente. Si no asistes a la iglesia ni sirves en ella creciendo juntamente con tus hermanos, ¿cómo podrás ayudar a los demás a saber que su fe es verdadera, y cómo podrán ayudarte ellos a ti?

6) Practica la disciplina en la iglesia
Practicar la disciplina eclesial no demuestra que la persona no te gusta o que estás enfadado con dicha persona. No demuestra que la persona cometió un error demasiadas veces, o que algunas personas son mejores que otras. Tampoco demuestra que la persona irá al Infierno.

La disciplina en la iglesia demuestra que has dejado de ver las evidencias necesarias para confirmar que la fe de la persona es verdadera. Eso puede ser debido a un pecado repetitivo e impenitente. Pero también puede ser debido a que la persona ha dejado de asistir a la iglesia, y ya no sabes qué es de su vida.

Independientemente de cuál sea la razón, la disciplina eclesial es un acto de amor. Todos somos capaces de engañarnos a nosotros mismos sobre nuestra propia vida. La práctica de la disciplina en la iglesia impide que la congregación se consuele falsamente a sí misma o a otras personas diciendo: «Al menos, hicieron la oración del pecador cuando eran jóvenes». Antes bien, y debido a que te ama, a la iglesia no le parecerá suficiente una fe intelectual, y tampoco permitirá que te lo parezca a ti.

7) Utiliza el evangelio como la herramienta principal en la consejería pastoral y la disciplina en la iglesia
El evangelio es para los creyentes porque el evangelio no solo nos convierte, sino que además produce cambios permanentes en nosotros. Confronta el pecado, si no lo haces, te arriesgarás a que las personas se sientan más cómodas en su camino hacia el infierno. Pero no lo confrontes diciendo: «Arregla el desorden y esfuérzate más; aquí tienes algunas técnicas y trucos». Al contrario, llámense los unos a los otros a renovar el arrepentimiento y la fe, y así pruébense mutuamente los unos a los otros que creen en la verdad.

8) Recuerda que la relación entre los miembros implica tanto exhortarse mutuamente como rendir cuentas los unos a los otros
Cuando veas a uno de tus amados hermanos viviendo de manera inconsistente con la fe, háblale con delicadeza y amor para corregirle, exhortarle y, si es necesario, reprenderle. Pero aún más importante, cuando veas en acción la fe, la esperanza y el amor, apresúrate a señalárselo al hermano.

A veces es difícil decirnos a nosotros mismos que tenemos certeza de salvación. Somos conscientes de nuestros pecados y eso nubla nuestra visión. Nuestra perspectiva está a menudo dominada por el pecado que nos asfixia y los errores que cometemos a diario. Ahí es cuando necesitamos que alguien observe nuestra vida y nos señale nuestro crecimiento lento, pero constante, que nos señale la confianza que tenemos en Jesús y el fruto del Espíritu Santo porque muchas veces no podemos ver todo esto por nosotros mismos.



MICHAEL LAWRENCE






TE PUEDE INTERESAR

El valor del discernimiento Proverbios 2:1-11 Pastor Charles Stanley Encontacto.org

Si usted hiciera una lista de las cosas que más quiere en la vida, ¿sería un espíritu de discernimiento una de ellas? El Señor da un gran valor a este atributo, y quiere que todos lo tengamos. Si no lo tenemos, tomaremos decisiones equivocadas. El discernimiento es la capacidad de darse cuenta de lo que no es obvio o evidente. Por ejemplo, ¿puede usted señalar la diferencia entre legalismo y libertad? Dios nos llama a vivir de acuerdo con nuestras convicciones personales, pero no todas ellas son...
Ver Mas

Comentario Proverbios 2:1-9 Promesas para los que buscan sabiduría. Proverbios 2:1-9 Comentario de Matthew Henry

Vv. 1—9. Quienes buscan fervorosamente la sabiduría celestial nunca se quejarán de haber perdido su esfuerzo; la libertad del don no elimina la necesidad de nuestra diligencia, Juan vi, 27. —Buscad y hallaréis; pedid y se os dará. Obsérvese a los que así son favorecidos. Ellos son los justos, en quienes es renovada la imagen de Dios que consiste en justicia. Si dependemos de Dios y vamos en pos de la sabiduría, Él nos capacitará para guardar las sendas del juicio.
Ver Mas

El discernimiento Espiritual Proverbios 2:1-7 Pastor Charles Stanley Encontacto.org

En algún momento, todos nos hemos sentido confundidos, indecisos o desorientados. Podemos vivir victoriosa y confiadamente solo cuando tenemos la capacidad de ver la vida desde la perspectiva de Dios. Necesitamos su ayuda para poder distinguir entre el bien y el mal, lo bueno y lo mejor, y la verdad y la mentira.Cada día tomamos decisiones, algunas triviales y otras importantes. El Señor no quiere que nos formemos juicios basándonos en simples apariencias o en el limitado razonamiento humano. Di...
Ver Mas

Comentario 1ª Corintios 10: 15-33. 1 Corintios 10:15-33 Comentario de Matthew Henry

Vv. 15—22. Unirse a la cena del Señor, ¿no muestra una profesión de fe en Cristo crucificado, yde agradecida adoración por su salvación? A los cristianos los unía esta ordenanza y la fe profesadapor ella, como los granos de trigo en un pan, o como los miembros del cuerpo humano, viendo quetodos están unidos a Cristo y tiene comunión con Él y unos con otros. Esto lo confirman la adoracióny las costumbres judaicas del sacrificio. El apóstol aplica esto a comer con los idólatras. Comer elalimento c...
Ver Mas

PASAJE BIBLICO

1 Corintios 10
10:17 Siendo uno solo el pan, nosotros, con ser muchos, somos un cuerpo; pues todos participamos de aquel mismo pan.

SIGUENOS EN REDES SOCIALES