Comentario de Matthew Henry | 1 Corintios 10:15-33 | 0 | 1220
Calificar

Comentario 1ª Corintios 10: 15-33. - 1 Corintios 10:15-33

Estudio Biblico

Vv. 15—22. Unirse a la cena del Señor, ¿no muestra una profesión de fe en Cristo crucificado, y
de agradecida adoración por su salvación? A los cristianos los unía esta ordenanza y la fe profesada
por ella, como los granos de trigo en un pan, o como los miembros del cuerpo humano, viendo que
todos están unidos a Cristo y tiene comunión con Él y unos con otros. Esto lo confirman la adoración
y las costumbres judaicas del sacrificio. El apóstol aplica esto a comer con los idólatras. Comer el
alimento como parte de un sacrificio pagano era adorar al ídolo al cual se ofrecía, y confraternizar o
tener comunión con éste; el que come la cena del Señor es contado como partícipe del sacrificio
cristiano, o como los que comían de los sacrificios judíos participaban de lo ofrendado en su altar.
Era negar el cristianismo, porque la comunión con Cristo y la comunión con los demonios no puede
realizarse a la misma vez. Si los cristianos se aventuran a ciertos lugares y se unen a los sacrificios
ofrecidos a la concupiscencia de la carne, a la concupiscencia de los ojos y a la vanagloria de la vida,
provocan a Dios.

Vv. 23—33. Había casos en que los cristianos podían comer, sin pecar, lo ofrecido a los ídolos,
como cuando el sacerdote, a quien se le había entregado, vendía la carne en el mercado como
alimento corriente. Sin embargo, el cristiano no debe considerar sólo lo que es lícito, sino lo que es
conveniente y edificar a los demás. El cristianismo no prohíbe en absoluto los oficios corrientes de la
benignidad, ni permite la conducta descortés con nadie, por más que ellos difieran de nosotros en
sentimientos y costumbres religiosos. Pero esto no se aplica a las festividades religiosas, a la
participación en el culto idólatra. Según este consejo del apóstol, los cristianos deben cuidar que no
usen su libertad para perjudicar al prójimo o para su propio reproche. Al comer y al beber, y en todo
lo que hagamos debemos apuntar a la gloria de Dios, a complacerle y honrarle. Este es el gran fin de
toda religión, y nos sirve de dirección cuando no hay reglas expresas. Un espíritu piadoso, pacífico y
benevolente desarmará a los más grandes enemigos.

TE PUEDE INTERESAR

El valor del discernimiento Proverbios 2:1-11 Pastor Charles Stanley Encontacto.org

Si usted hiciera una lista de las cosas que más quiere en la vida, ¿sería un espíritu de discernimiento una de ellas? El Señor da un gran valor a este atributo, y quiere que todos lo tengamos. Si no lo tenemos, tomaremos decisiones equivocadas. El discernimiento es la capacidad de darse cuenta de lo que no es obvio o evidente. Por ejemplo, ¿puede usted señalar la diferencia entre legalismo y libertad? Dios nos llama a vivir de acuerdo con nuestras convicciones personales, pero no todas ellas son...
Ver Mas

Comentario Proverbios 2:1-9 Promesas para los que buscan sabiduría. Proverbios 2:1-9 Comentario de Matthew Henry

Vv. 1—9. Quienes buscan fervorosamente la sabiduría celestial nunca se quejarán de haber perdido su esfuerzo; la libertad del don no elimina la necesidad de nuestra diligencia, Juan vi, 27. —Buscad y hallaréis; pedid y se os dará. Obsérvese a los que así son favorecidos. Ellos son los justos, en quienes es renovada la imagen de Dios que consiste en justicia. Si dependemos de Dios y vamos en pos de la sabiduría, Él nos capacitará para guardar las sendas del juicio.
Ver Mas

El discernimiento Espiritual Proverbios 2:1-7 Pastor Charles Stanley Encontacto.org

En algún momento, todos nos hemos sentido confundidos, indecisos o desorientados. Podemos vivir victoriosa y confiadamente solo cuando tenemos la capacidad de ver la vida desde la perspectiva de Dios. Necesitamos su ayuda para poder distinguir entre el bien y el mal, lo bueno y lo mejor, y la verdad y la mentira.Cada día tomamos decisiones, algunas triviales y otras importantes. El Señor no quiere que nos formemos juicios basándonos en simples apariencias o en el limitado razonamiento humano. Di...
Ver Mas

PASAJE BIBLICO

1 Corintios 10
10:15 Como a sensatos os hablo; juzgad vosotros lo que digo.

10:16 La copa de bendición que bendecimos, ¿no es la comunión de la sangre de Cristo? El pan que partimos, ¿no es la comunión del cuerpo de Cristo?

10:17 Siendo uno solo el pan, nosotros, con ser muchos, somos un cuerpo; pues todos participamos de aquel mismo pan.

10:18 Mirad a Israel según la carne; los que comen de los sacrificios, ¿no son partícipes del altar?

10:19 ¿Qué digo, pues? ¿Que el ídolo es algo, o que sea algo lo que se sacrifica a los ídolos?

10:20 Antes digo que lo que los gentiles sacrifican, a los demonios lo sacrifican, y no a Dios; y no quiero que vosotros os hagáis partícipes con los demonios.

10:21 No podéis beber la copa del Señor, y la copa de los demonios; no podéis participar de la mesa del Señor, y de la mesa de los demonios.

10:22 ¿O provocaremos a celos al Señor? ¿Somos más fuertes que él?

10:23 Todo me es lícito, pero no todo conviene;todo me es lícito, pero no todo edifica.

10:24 Ninguno busque su propio bien, sino el del otro.

10:25 De todo lo que se vende en la carnicería, comed, sin preguntar nada por motivos de conciencia;

10:26 porque del Señor es la tierra y su plenitud.

10:27 Si algún incrédulo os invita, y queréis ir, de todo lo que se os ponga delante comed, sin preguntar nada por motivos de conciencia.

10:28 Mas si alguien os dijere: Esto fue sacrificado a los ídolos; no lo comáis, por causa de aquel que lo declaró, y por motivos de conciencia; porque del Señor es la tierra y su plenitud.

10:29 La conciencia, digo, no la tuya, sino la del otro. Pues ¿por qué se ha de juzgar mi libertad por la conciencia de otro?

10:30 Y si yo con agradecimiento participo, ¿por qué he de ser censurado por aquello de que doy gracias?

10:31 Si, pues, coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios.

10:32 No seáis tropiezo ni a judíos, ni a gentiles, ni a la iglesia de Dios;

10:33 como también yo en todas las cosas agrado a todos, no procurando mi propio beneficio, sino el de muchos, para que sean salvos.

SIGUENOS EN REDES SOCIALES