CRIANDO EN EL TEMOR DE DIOS | Job 12:10-14 | 0 | 113
Calificar

El verdadero dueño - Job 12:10-14

Estudio Biblico


Cuando Dios permite que una persona tenga abundancia de bienes materiales se ve tentado constantemente a creerse dueño de todo ello, ser altivo o darse un grado elevado de importancia, todos igual de peligrosos y detrás de ellos muchos más, que importante recordar lo que esta escrito en Job 12 a partir del versículo 10 encontramos declaraciones que nos permiten recuperar nuestra posición ante su majestad.

Si por un momento llegamos a pensar que la posición económica o de influencia que tenemos ha sido por méritos propios, es menester para el creyente repasar este pasaje donde podemos entender que Dios es el único capaz de dar vida a los seres vivos, es dueño de la sabiduría, el consejo, el poder, el entendimiento, el buen juicio,  es soberano y lo que el derriba nadie lo levanta, suyos son los engañados  y los que engañan. Salmos 24:1  De Jehová es la tierra y su plenitud; El mundo, y los que en él habitan.

Por lo tanto los que temen a Dios no temen las malas noticias que salen en los diarios, ni temen a las medidas de los gobernantes, ni a los indicadores económicos, ni a las guerras, ni a las armas químicas, puesto que cada persona obedece a lo que Dios desea para cumplir su palabra. josue 1:9 Ya te lo he ordenado: ¡Sé fuerte y valiente! ¡No tengas miedo ni te desanimes! Porque el SEÑOR tu Dios te acompañará dondequiera que vayas». Por tanto seamos diligentes siguiendo sus instrucciones y sometiendo todo pensamiento a su Señorío. 


Alcanzada por su gracia
Sharon Sáenz.




TE PUEDE INTERESAR

PASAJE BIBLICO

Job 12
12:10 En su mano está el alma de todo viviente, Y el hálito de todo el género humano.

12:11 Ciertamente el oído distingue las palabras, Y el paladar gusta las viandas.

12:12 En los ancianos está la ciencia, Y en la larga edad la inteligencia.

12:13 Con Dios está la sabiduría y el poder; Suyo es el consejo y la inteligencia.

12:14 Si él derriba, no hay quien edifique; Encerrará al hombre, y no habrá quien le abra.

SIGUENOS EN REDES SOCIALES