Coalición TGC | Proverbios 16:9 | 0 | 194
Calificar

Eres responsable de tu camino - Proverbios 16:9

Estudio Biblico



JOSÉ «PEPE» MENDOZA



La mente del hombre planea su camino,
Pero el SEÑOR dirige sus pasos
(Pr 16:9).

Es famosa la frase de Antonio Machado, «Caminante, no hay camino, se hace camino al andar». La idea del «camino» es bastante recurrente en este poeta español, quien usa esta palabra para señalar el transcurso de la vida y la dirección que va tomando producto de las decisiones y los actos personales. En otro de sus poemas habla del problema que surge cuando vamos neciamente por la vida, es decir, por nuestro camino de una forma descuidada, sin que haya un plan o siquiera un objetivo que nos mueva a transitar por el sendero con determinación y esfuerzo. Él lo expresa así:

Yo voy cantando, viajero
A lo largo del sendero…
«En el corazón tenía
la espina de una pasión;
logré sacármela un día:
ya no siento el corazón».

La palabra «camino» es tan importante que aparece más de sesenta veces en Proverbios, sin contar los sinónimos. La palabra hebrea indica tanto un sendero, camino o carretera, como también el curso, la dirección que uno toma o los pasos que uno va dando. Lo más importante al respecto es que Proverbios te hace responsable de tu caminar, de los pasos que des y la dirección que tomes. Por eso la exhortación inicial es crucial: «Examina la senda de tus pies, y todos tus caminos sean rectos» (4:26).

Si somos responsables de nuestro caminar y vamos haciendo camino al andar, eso significa que la necedad o sabiduría del transeúnte impactará en la senda que la vida vaya tomando. Eso es obvio y lo vemos en nuestras vidas y en las de quienes nos rodean. Las decisiones de nuestro caminar tienen consecuencias.

Una de las características distintivas entre el camino del necio y del sabio es la satisfacción durante el recorrido: «El camino del perezoso es como un seto de espinos, pero la senda de los rectos es como una calzada» (15:19). Es triste observar a alguien que siente que su caminar es un campo minado plagado de infortunios, hoyos y quebrantos que solo hacen daño y que los detienen o imposibilitan avanzar con fluidez. Es muy diferente al camino de otros que parecen que circulan con rapidez por una senda pavimentada, sin el menor bache y con una sonrisa en los labios. La calidad del camino no es vista como algo fortuito inesperado o simplemente desafortunado, sino como el resultado del carácter necio del ocioso y sabio del recto. El carácter del peatón hace el camino insufrible o placentero.

De lo anterior, aprendemos la lección de que debemos tomar nuestro camino en las manos y reconocer que el Señor nos demandará la dirección que va tomando ese sendero. Salir de la necedad involucra asumir las responsabilidad de tus decisiones y la dirección de tu vida, dejando de culpar por todo a otros y, sobre todo, dejando de afirmar neciamente que, «como mi camino es mío, entonces ya por eso es bueno». Esa idea es popular en nuestros días, pero está dejando una estela de fracasos y destrozos. Cualquiera que navega sin mapa y deja de remar o sujetar su timón con fuerza y decisión, jamás llegará a ningún puerto. 

La salida del camino de la necedad empieza con reconocer, en primer lugar, que mucha de la dirección que tome nuestra vida es producto de la realidad de nuestro corazón: «Todos los caminos del hombre son limpios ante sus propios ojos, pero el Señor sondea los espíritus» (16:2). Nosotros tendemos a ponernos la nota más alta en cualquier tarea que emprendemos, nos encanta ser jueces benevolentes de nuestro propio proceder, pero eso nunca será una garantía de que vamos en la dirección correcta. «Hay camino que al hombre le parece derecho, pero al final es camino de muerte» (v. 25).

Somos en realidad criaturas dependientes de un Dios que conoce muy bien nuestros motivos y evalúa nuestras intenciones. Por eso te toca dejar la necedad de pensar que siempre «mi camino es el mejor porque es mío», y empezar a ser sabio al desplegar o poner delante de Dios tu camino, para Su aprobación previa y la manifestación de Su voluntad.

El maestro de sabiduría dice: «Encomienda tus obras al Señor, y tus propósitos se afianzarán» (v. 3). Encomendar involucra entregarle al Señor la autoridad y el cuidado de nuestras vidas, es pedirle con humildad Su bendición y dirección. Solo así nuestros planes o propósitos podrán afirmarse. En conclusión, eres sabio cuando pones delante de Dios tu viaje antes de emprenderlo, y no necio cuando pides ser enrumbado de nuevo cuando ya estás, una vez más, perdido, herido y sin dirección.

En segundo lugar, somos sabios cuando buscamos ser prudentes en nuestro camino: «La senda de los rectos es apartarse del mal; el que guarda su camino preserva su alma» (v. 17). Una frase necia y popular en nuestros días dice: «Tengo que aprender de mis propios errores». Aunque este dicho tiene algo de verdad, muchos lo usan para darse permiso para acercarse al fuego y descubrir en la misma piel cuánto es capaz de quemarla. Los sabios, es decir, los que buscan lo correcto, planean su senda buscando que el mal les quede muy lejos. Por el contrario, un necio hará lo que un pastor amigo escuchó de otro al hablar de la necedad: «Si tienes problemas con el alcohol, no vayas a un bar a tomar un refresco». Más claro, ¡imposible!

Finalmente, somos sabios cuando nuestro camino no solo nos permite un viaje placentero, bendecido y seguro, sino que también nos asegura ir en paz y recibiendo gracia de los que se van cruzando con nosotros a lo largo de la vía. El maestro de sabiduría dice: «Cuando los caminos del hombre son agradables al Señor, aun a sus enemigos hace que estén en paz con él» (v. 17). Eso me recuerda que Jesucristo mismo es el «camino, la verdad y la vida» (Jn 14:6). Por lo tanto, no es tanto que mis enemigos o los malos se enternezcan conmigo y me tengan «buena onda», sino que yo decido caminar por la senda de Cristo, imitando Su caminar, siguiendo Sus pisadas, para que al ser como Él, mi caminar sea uno que «contribuye a la paz y a la edificación mutua» (Ro 14:19).

TE PUEDE INTERESAR

El valor del discernimiento Proverbios 2:1-11 Pastor Charles Stanley Encontacto.org

Si usted hiciera una lista de las cosas que más quiere en la vida, ¿sería un espíritu de discernimiento una de ellas? El Señor da un gran valor a este atributo, y quiere que todos lo tengamos. Si no lo tenemos, tomaremos decisiones equivocadas. El discernimiento es la capacidad de darse cuenta de lo que no es obvio o evidente. Por ejemplo, ¿puede usted señalar la diferencia entre legalismo y libertad? Dios nos llama a vivir de acuerdo con nuestras convicciones personales, pero no todas ellas son...
Ver Mas

Comentario Proverbios 2:1-9 Promesas para los que buscan sabiduría. Proverbios 2:1-9 Comentario de Matthew Henry

Vv. 1—9. Quienes buscan fervorosamente la sabiduría celestial nunca se quejarán de haber perdido su esfuerzo; la libertad del don no elimina la necesidad de nuestra diligencia, Juan vi, 27. —Buscad y hallaréis; pedid y se os dará. Obsérvese a los que así son favorecidos. Ellos son los justos, en quienes es renovada la imagen de Dios que consiste en justicia. Si dependemos de Dios y vamos en pos de la sabiduría, Él nos capacitará para guardar las sendas del juicio.
Ver Mas

Conecta los puntos Proverbios 16:9-0 PASTOR JOEL OSTEEN

Proverbios 16: 9, NTVPodemos hacer nuestros planes, pero el Señor determina nuestros pasos.Dios no siempre nos lleva en línea recta. Hacemos nuestros planes yendo de A a B a C. Pero a veces Él te llevará de A a B, luego a R, luego de regreso a D, luego a S. A veces parecerá que estás retrocediendo. Tienes que confiar en Él cuando no entiendes. Tienes que saber que Dios toma la determinación final sobre tus pasos. Si Él permite una enfermedad o una pérdida, es porque es necesario para llevarlo a ...
Ver Mas

ESTUDIO BIBLICO PROVERBIOS Proverbios 1:1-31:31 fabiana velazco


Ver Mas

Dios es soberano de nuestra espera Proverbios 16:9 Pastor Charles Stanley Encontacto.org

A nadie le gusta esperar, pues esperar nos demuestra que no llevamos las riendas de nuestra vida. Alguien o algo es quien está al mando. Aunque es posible que no podamos identificar la causa inmediata de la espera —como sucede con un semáforo o una larga fila para pagar— el Único que en el fondo controla nuestra espera es el Señor. Puesto que Él es soberano sobre todo, en el cielo y en la Tierra, aun nuestro tiempo y nuestra agenda están en sus manos.Esto significa que en cada espera estamos, en...
Ver Mas

El discernimiento Espiritual Proverbios 2:1-7 Pastor Charles Stanley Encontacto.org

En algún momento, todos nos hemos sentido confundidos, indecisos o desorientados. Podemos vivir victoriosa y confiadamente solo cuando tenemos la capacidad de ver la vida desde la perspectiva de Dios. Necesitamos su ayuda para poder distinguir entre el bien y el mal, lo bueno y lo mejor, y la verdad y la mentira.Cada día tomamos decisiones, algunas triviales y otras importantes. El Señor no quiere que nos formemos juicios basándonos en simples apariencias o en el limitado razonamiento humano. Di...
Ver Mas

Comentario Proverbios 16 Proverbios 16:1-33 Comentario de Matthew Henry

V. 1. Solo la gracia renovadora de Dios prepara el corazón para toda buena obra. Esto nos enseña que no somos suficientes por nosotros mismos para pensar o decir algo que sea sabio y bueno. V. 2. La ignorancia, el orgullo y la jactancia nos vuelven jueces parciales respecto de nuestra propia conducta. V. 3. Descarga el peso de tu afán en Dios y déjalo con Él, por fe y confianza en Él. V. 4. Dios usa al impío para ejecutar la justa venganza de uno contra el otro; y al final, Él ser...
Ver Mas

Testimonio: Mi futuro en sus manos Proverbios 16:9 Coalición TGC

Al finalizar el colegio secundario decidí que iba a estudiar una carrera universitaria en otra ciudad, lejos de casa. Estaba dispuesta a asumir el desafío de vivir a más de veinte horas de mi familia, amigos e iglesia para formarme como profesional. Sabía que era una decisión muy importante para mi futuro que demandaría todo mi esfuerzo para lograrlo. Pero Dios tenía otros planes para mi vida, los cuales comprendí cinco años después.Me establecí en mi nueva ciudad e inicié mi aventura universita...
Ver Mas

PASAJE BIBLICO

Proverbios 16
16:9 El corazón del hombre piensa su camino; Mas Jehová endereza sus pasos.

SIGUENOS EN REDES SOCIALES