Coalición TGC | Mateo 20:26-27 | 0 | 17
Calificar

Primero entre iguales: Por qué los pastores necesitan un líder - Mateo 20:26-27

Estudio Biblico


Primero entre iguales. Cuando se trata del gobierno de la iglesia, esta frase —derivada del latín primus inter pares y utilizada para describir al pastor principal de una iglesia local— toca un punto sensible. Después de todo, si alguien es el primero, entonces no somos iguales. ¿O sí lo somos? Se siente muy fuera de lugar en nuestro contexto actual, como si los pastores principales fueran a despertarse una mañana en el lado incorrecto de la historia.

Pero ¿y si te dijera que esta función refleja un principio que puede marcar la diferencia entre el deber y el deleite para un equipo de liderazgo de la iglesia? Para que el liderazgo de la iglesia florezca, la pluralidad de ancianos debe ser liderada.

Los ancianos necesitan un líder
A lo largo de la Biblia, cuando Dios decide ejecutar Su voluntad en la tierra, cuando revela Sus propósitos redentores, anuncia el futuro o libera a Su pueblo de la esclavitud, comienza con un líder. El Antiguo Testamento nos ofrece una galería de nombres que nos recuerdan la pauta habitual de Dios de utilizar a uno para influir en muchos: Noé, Abraham, Moisés, David, Nehemías, Jeremías, por nombrar algunos.

En los tiempos del Nuevo Testamento, se nos dice que Cristo escogió a los doce (Lc 6:12-16), pero Pedro ejercía de líder entre ellos. La iglesia primitiva disfrutaba de una pluralidad de liderazgo similar, aunque parece que Santiago ejercía un papel y una influencia únicos como líder clave de la congregación de Jerusalén (Hch 15:13; 21:18; 1 Co 15:7; Gá 1:19; 2:12). Lo mismo ocurre en la iglesia actual. El cuerpo de ancianos necesita un líder.

Ahora bien, casi puedo oírte decir: «¿Dónde hay alguna referencia a un pastor líder o principal en la Biblia?». Tienes razón. No hay un solo versículo bíblico contundente que pruebe decisivamente que las pluralidades deben asignar un pastor principal. Pero hay un amplio patrón de orden, un hermoso tapiz de liderazgo, que aparece desde las primeras páginas de la Escritura hasta las palabras finales en Apocalipsis.

La necesidad de un primero entre iguales en las economías humanas coincide (aunque no es equivalente) con la forma en que el Hijo se somete a Su Padre en la encarnación (Fil 2:5-11), así como con el orden que Dios establece en el hogar (Ef 5:21-33). El liderazgo no es una consecuencia de la caída, sino que representa el buen diseño de Dios para el florecimiento humano en un mundo bien ordenado.

La perspectiva del siglo XIX
A mediados del siglo XIX, el profesor bautista del sur William Williams (1804-1885) ofreció un breve estudio histórico sobre cómo se desarrolló el papel de «primero entre iguales» (con citas del historiador Edward Gibbon):

«La falta de acción unida entre los diferentes presbíteros [ancianos] de la misma iglesia cuando todos tenían la misma autoridad», y el orden de las deliberaciones públicas que exigían que hubiera alguien «investido al menos con la autoridad de recoger los sentimientos y ejecutar las resoluciones»… de la iglesia, llevaron a nombrar a uno de ellos como presidente o moderador permanente. El título de obispo, que se aplicaba a todos los ancianos, pasó después a aplicarse exclusivamente al presidente-anciano, como lo llama todavía Justino a mediados del siglo II, simplemente para distinguirlo de sus co-ancianos iguales. No era superior a ellos, sino solo «primero entre iguales». (Polity, 532; énfasis mío)

Williams nos ofrece varias joyas en este pequeño párrafo. Nos dice tanto lo que un primus inter pares («primero entre iguales») no es, como también lo que es.

No es alguien que manda y controla
Hoy en día, los líderes cristianos suelen extraer su modelo de liderazgo de fuentes fuera de la Biblia. No me malinterpretes: es bueno leer ampliamente. Hay que leer para liderar. Pero la literatura y la práctica del liderazgo eclesiástico a menudo se basa principalmente en el mundo de los negocios, que a su vez toma prestado libremente de lo militar.

En el ámbito militar, especialmente durante la guerra, el mando y el control son una necesidad. Nunca es bueno detenerte y cuestionar a tu comandante cuando estás recibiendo fuego. Mi hijo tuvo seis despliegues en el ejército, varios de ellos en zonas rojas. Cuando estaba allí, no hubiera querido que su oficial superior se detuviera y convocara al grupo para una colaboración en medio del asalto. Cuando estás tomando una colina, tener una estructura de autoridad centralizada y de arriba hacia abajo es necesario. En tiempos de guerra, se necesita un comandante que imponga el cumplimiento y discipline todo lo que no sea obediencia total. Hay que compadecer al pobre pelotón cuyo líder se limite a «recoger los sentimientos y ejecutar las resoluciones» del grupo.

Pero no podemos importar un modelo de liderazgo de mando y control en el cuerpo de ancianos de una iglesia local, donde la cultura (así como los medios de hacer ministerio) deben ser definidos por la Escritura y el fruto del Espíritu. Independientemente de lo que signifique «primero entre iguales», no significa que sea el gobernante absoluto del equipo. Como dice Williams, «no era superior a ellos».

De hecho, es peligroso cuando los pastores organizan su visión del liderazgo en torno a la palabra primero en «primero entre iguales», cuando la opinión del pastor principal es lo primero, sus preferencias primero, sus sensibilidades primero, sus derechos primero. Una cultura de equipo impulsada por el primus suele incubar exigencias de celebridad y ecosistemas de liderazgo basados en el poder y la autoridad. Para la pluralidad, el equipo de la iglesia, o la congregación, esto juega como una máquina de karaoke en un funeral: gravemente equivocado y absolutamente fuera de lugar.

Los líderes impulsados por el primus pueden verse tentados a relegar el carácter piadoso y el servicio humilde a los márgenes, condenando a sus compañeros de equipo a una cultura basada en el miedo y la inseguridad. Cuando esto sucede, el equipo sabe que sirve a gusto del líder principal, cuya agenda define la dirección y cuya perspectiva dicta la realidad. No es de extrañar que la rotación de personal sea común; los miembros del equipo se van porque el liderazgo superior ya no es tolerable. O lo que es peor, ya no se les respeta.

No es un simple moderador
En nuestra cultura cínica, es mucho más fácil apoyar la pluralidad que al que se siente llamado a liderar una. A las personas les encanta la democracia, la igualdad, la intercambiabilidad y la rendición de cuentas que implica la pluralidad. Este modelo impulsado por los pares se siente extremadamente iluminado, notablemente justo. Las sospechas se agitan ante el hombre descarriado que siente un llamado distintivo para ejercer el don del liderazgo (Ro 12:8). Se siente como una conspiración de poder contra los laicos. Centrar la predicación y el liderazgo en uno es disminuir la fuerza de todos.

He conocido iglesias en las que los ancianos no estaban adornados con líderes principales. Donde se ve que este modelo funciona bien, se debe típicamente a algunos ancianos notablemente humildes que buscan mantener una visión de principios. Pero creo que funciona en contra de un orden esbozado en las Escrituras y aplicado a lo largo de la historia de la iglesia y de la civilización humana. En los casos en los que el modelo sin líder parece estar funcionando, lo más probable es que alguien sea, de hecho, el iniciador consistente y el que frena, el coleccionista de sentimientos y el ejecutor de las resoluciones del grupo. Es solo una influencia encubierta sin un título.

Sin embargo, para la mayoría de los equipos de ancianos, realmente previene la confusión y ayuda a evitar el mal uso de la autoridad el identificar las verdaderas fuentes de liderazgo y poder. Por otra parte, en muchos casos, la ausencia de este orden conlleva la presencia del caos, ya que las visiones conflictivas, la falta de cuidado de los ancianos y las complejidades de la alineación tientan consistentemente contra la unidad de los equipos de ancianos. De hecho, Williams nos dice que el papel de «primero entre iguales» surgió por «falta de acción unida». A fin de cuentas, la acción desunida suele tener un efecto divisor.

Es un líder entre
Estos dos errores —el error del ministerio prepotente impulsado por el primus y el error del ministerio igualitario impulsado por el pares— ponen de relieve la verdad de que, para ser saludables, tanto el cuerpo de ancianos como el líder principal deben operar dentro de una tensión impulsada por la humildad.

Por un lado, el pastor principal aboga por las opiniones y la participación del equipo como un todo. Como observa Williams, debe «recoger los sentimientos» de los ancianos, lo que requiere escuchar bien mientras solicita el consejo de ellos, comprende sus pensamientos y se apoya en sus dones.

Por otro lado, la pluralidad de ancianos crea un espacio para que el papel del líder use realmente sus dones para dirigir. Una vez más, Williams es claro. Nos dice que el «primero entre los iguales» está investido de autoridad para «ejecutar las resoluciones de la iglesia». Esto significa que los ancianos conceden al líder principal latitud y seguimiento para ordenar y dirigir sus esfuerzos.

Pero no pienses en un comandante de batallón o en un director ejecutivo. Como Andy Crouch dijo una vez: «¡Piensa en un director de orquesta!». El liderazgo del pastor principal no coacciona hacia la acción, sino que dirige a personas hábiles cuyos dones deben ser organizados, priorizados y unificados para producir una música magnífica. El resultado es una hermosa mezcla de liderazgo y trabajo en equipo, donde los ancianos permanecen atentos a la dirección del líder principal, y el pastor principal sabe que necesita los dones y la unidad de todo el equipo para que la iglesia florezca. ¿Por qué es esto tan crucial? Para que el liderazgo de la iglesia florezca, la pluralidad de ancianos debe ser liderada.

Un llamado a la valentía
Una pluralidad sana dirigida por un líder humilde no es accidental. Ocurre allí donde los hombres tienen la valentía de aplicar el evangelio. En una muestra de humildad que se despoja de sí misma (Fil 2:5-11), los ancianos se subordinan y nombran a un líder como «primero entre los iguales». Mediante muestras abnegadas de amor que recuerdan la cruz, el pastor principal encarna la aplicación de Cristo de «primero» entre ellos como uno que sirve (Mt 20:26-27). Dentro de la exquisita tortura de esta tensión entre «primero» e «iguales», el evangelio se hace más precioso, y el liderazgo humilde de uno aumenta el gozo del ministerio para muchos.

Dave Harvey

TE PUEDE INTERESAR

Llamados a servir Mateo 20:20-28 Pastor Charles Stanley Encontacto.org

A los cristianos se les conoce en la Biblia con diferentes nombres —creyentes, hermanos y santos—, pero un título que pocas veces nos damos es “servidores de Cristo”. Sin embargo, eso es exactamente lo que el Señor nos pide que seamos. Después de que sus discípulos disputaron en cuanto a quién sería el más grande de todos ellos, el Señor Jesús les hizo un llamado a ser grandes en el reino siendo siervos de todos.Cristo no es solo nuestro Salvador; es también nuestro Señor y Maestro, y debemos se...
Ver Mas

El valor del discernimiento Proverbios 2:1-11 Pastor Charles Stanley Encontacto.org

Si usted hiciera una lista de las cosas que más quiere en la vida, ¿sería un espíritu de discernimiento una de ellas? El Señor da un gran valor a este atributo, y quiere que todos lo tengamos. Si no lo tenemos, tomaremos decisiones equivocadas. El discernimiento es la capacidad de darse cuenta de lo que no es obvio o evidente. Por ejemplo, ¿puede usted señalar la diferencia entre legalismo y libertad? Dios nos llama a vivir de acuerdo con nuestras convicciones personales, pero no todas ellas son...
Ver Mas

Comentario Proverbios 2:1-9 Promesas para los que buscan sabiduría. Proverbios 2:1-9 Comentario de Matthew Henry

Vv. 1—9. Quienes buscan fervorosamente la sabiduría celestial nunca se quejarán de haber perdido su esfuerzo; la libertad del don no elimina la necesidad de nuestra diligencia, Juan vi, 27. —Buscad y hallaréis; pedid y se os dará. Obsérvese a los que así son favorecidos. Ellos son los justos, en quienes es renovada la imagen de Dios que consiste en justicia. Si dependemos de Dios y vamos en pos de la sabiduría, Él nos capacitará para guardar las sendas del juicio.
Ver Mas

Vivir en el piso Mateo 20:25-26 CRIANDO EN EL TEMOR DE DIOS

Ser madre de niños pequeños presenta la oportunidad de presenciar los conciertos mas hermosos, los bailes mas divertidos y los gestos mas graciosos de todo el planeta, sin embargo, para verlos en primera fila la mayoría de las veces debes estar acostado o sentado en el suelo, estando a la altura de tus hijos podrás entender mejor todo lo que quieren comunicar. Y esto es valido para momentos de diversión y también para momentos de reflexión o corrección; bajar a la altura de tus hijos, ademá...
Ver Mas

El modelo a seguir Mateo 20:25-28 Pastor Charles Stanley Encontacto.org

Según la manera de pensar del mundo, los hombres importantes son los que tienen autoridad, prominencia y poder. Aunque Jesucristo tenía todo eso, lo dejó a un lado para convertirse en siervo (Is 42.1).El Señor Jesús se entregó por completo para cumplir el plan de redención de su Padre, a pesar de que nosotros no éramos dignos. Dios es santo y justo, y no puede estar en presencia del pecado (Hab 1.13). Eso incluye a toda la humanidad (Ro 3.23). Toda persona nace cautiva a los deseos de la carne (...
Ver Mas

Llamados a servir Mateo 20:26-28 Pas. Julian Alvarez

Nuestros sueños, nuestros planes, no solo deben estar en función de nosotros. también de las personas. claro que el cumplimiento de los sueños nos benefician en cierta manera,  pero también debemos apuntar a beneficiar a los demás. Fuimos llamados a servir a Dios. amar a Dios es amar a las personas. Por tan alto llamado, debemos aprender a desarrollar un modelo de liderazgo como el de Jesús basado en el servicio.  Servir es cumplir con el 2º mand...
Ver Mas

El discernimiento Espiritual Proverbios 2:1-7 Pastor Charles Stanley Encontacto.org

En algún momento, todos nos hemos sentido confundidos, indecisos o desorientados. Podemos vivir victoriosa y confiadamente solo cuando tenemos la capacidad de ver la vida desde la perspectiva de Dios. Necesitamos su ayuda para poder distinguir entre el bien y el mal, lo bueno y lo mejor, y la verdad y la mentira.Cada día tomamos decisiones, algunas triviales y otras importantes. El Señor no quiere que nos formemos juicios basándonos en simples apariencias o en el limitado razonamiento humano. Di...
Ver Mas

Comentario Mateo 20:20-28. La ambición de Santiago y Juan. Mateo 20:20-28 Comentario de Matthew Henry

Vv. 20—28. Los hijos de Zebedeo usaron mal lo que Cristo decía para consolar a los discípulos.Algunos no pueden tener consuelo; los transforman para un mal propósito. El orgullo es el pecadoque más fácilmente nos acosa; es una ambición pecaminosa de superar a los demás en pompa ygrandeza. Para abatir la vanidad y la ambición de su pedido, Cristo los guía a pensar en sussufrimientos. Copa amarga es la que debe beberse; copa de temblor, pero no la copa del impío. No essino una copa, pero seca y am...
Ver Mas

Humildad y grandeza Mateo 20:20-28 Pastor Charles Stanley Encontacto.org

¿Qué quiere que Cristo haga por usted? Esta fue, esencialmente, la misma pregunta que el Señor le hizo a la madre de Jacobo y Juan. Antes de que la menospreciemos por pedirle que diera a sus hijos un lugar de prominencia y autoridad, debemos detenernos a pensar en lo que nosotros le pediríamos a Jesús. ¿Habría algún interés egoísta en nuestra petición?Todos hemos nacido con una naturaleza egocéntrica que se mantiene incluso después de ser salvos y que se manifiesta de varias maneras. Por otra pa...
Ver Mas

somos servidores Mateo 20:26-28 Pas. Julian Alvarez

Tenemos que aprender que nuestros sueños y visiones deben estar en función no solo de nosotros, también de las personas. Claro que los sueños nos benefician, pero también debemos apuntar a beneficiar a los demás. Mateo 20: 26-28 NTV: “26 Pero entre ustedes será diferente. El que quiera ser líder entre ustedes deberá ser sirviente, (primero sirvo para luego ser líder) 27 y el que quiera ser el primero entre ustedes deberá convertirse en esclavo. 28 Pue...
Ver Mas

Principios para promover una actitud de servicio en casa. Mateo 20:26-27 CRIANDO EN EL TEMOR DE DIOS

La mayoría de las veces no sabemos como lidiar con los desafíos de la enseñanza en casa, las actitudes desafiantes y los gestos irrespetuosos son difíciles de manejar, de ninguna manera se deben aceptar, sin caer en el mismo juego podemos como padres darle rienda suelta al dominio propio, palabras de firmeza y altas dosis de ejemplo para motivarles a practicar buenos hábitos de orden y limpieza en la cotidianidad. Con estos tres principios la convivencia será más amena y significativa. 1.&n...
Ver Mas

PASAJE BIBLICO

Mateo 20
20:26 Mas entre vosotros no será así, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor,

20:27 y el que quiera ser el primero entre vosotros será vuestro siervo;

SIGUENOS EN REDES SOCIALES