Comentario de Matthew Henry | Hebreos 7:4-28 | 0 | 1342
Calificar

Comentario Hebreos 7:4-28. Se señala la excelencia del sacerdocio de Cristo - Hebreos 7:4-28

Estudio Biblico

Vv. 4—10. El Sumo Sacerdote que iba a aparecer después, del cual Melquisedec era un tipo,
debe ser muy superior a los sacerdotes levíticos. —Nótese la gran dignidad y felicidad de Abraham;
él tuvo las promesas. Rico y dichoso es indudablemente el hombre que tiene las promesas de la vida
que es ahora y la de la vida venidera. Este honor tienen todos los que reciben al Señor Jesús.
Sigamos adelante, en nuestros conflictos espirituales, confiando en su palabra y su poder,
atribuyendo nuestras victorias a su gracia y deseando ser hallados y bendecidos por Él en todos
nuestros caminos.

Vv. 11—25. El sacerdocio y la ley, por la cual no podía venir la perfección, quedan terminados;
un Sacerdote se levanta y se instala en una dispensación por la cual los creyentes verdaderos puedan
ser perfeccionados. Claro es que hay ese cambio. La ley que hizo al sacerdocio levítico mostraba que
los sacerdotes eran criaturas débiles, mortales, incapaces de salvar sus propias vidas, muchos menos
podían salvar las almas de los que iban a ellos. Pero el Sumo Sacerdote de nuestra profesión tiene su
oficio por el poder de la vida eterna que hay en Él; no sólo para mantenerse vivo Él mismo, sino para
dar vida eterna y espiritual a todos los que confían en su sacrificio e intercesión. —El mejor pacto,
del cual Jesús fue el fiador, no es aquí contrastado con el pacto de obras por el cual todo transgresor
queda bajo la maldición. Se distingue del pacto del Sinaí con Israel y la dispensación legal bajo la
cual permaneció por largo tiempo la Iglesia. El pacto mejor puso a la Iglesia y a todo creyente bajo
una luz más clara, una libertad más perfecta y privilegios más abundantes. —En el orden de Aarón
había una multitud de sacerdotes, sumos sacerdotes, uno tras otro, pero en el sacerdocio de Cristo
hay solamente uno y Él mismo. Esta es la seguridad y la felicidad del creyente, que este Sumo
Sacerdote eterno es capaz de salvar hasta lo sumo en todos los tiempos y en todos los casos.
Seguramente entonces nos conviene desear la espiritualidad y la santidad, mucho más allá de la de
los creyentes del Antiguo Testamento, porque nuestras ventajas exceden a las de ellos.

Vv. 26—28. Nótese la descripción de la santidad personal de Cristo. Él está libre de todos los
hábitos o principios de pecado no teniendo la menor disposición a ello en su naturaleza. Nada de
pecado habita en Él, ni la más mínima inclinación pecaminosa, aunque la hay en el mejor de los
cristianos. Él es inocente, libre de todo pecado actual; Él no hizo pecado, ni hubo engaño en su boca.
Él no es corrompido. Difícil es mantenernos puros como para no participar de la culpa de los
pecados de otros hombres. Pero no tiene que desfallecer nadie que vaya a Dios en el nombre de su
Hijo amado. Que tengan la seguridad de que Él los librará en el tiempo de la prueba y el sufrimiento,
en el tiempo de la prosperidad, en la hora de la muerte y en el día del juicio.

TE PUEDE INTERESAR

El valor del discernimiento Proverbios 2:1-11 Pastor Charles Stanley Encontacto.org

Si usted hiciera una lista de las cosas que más quiere en la vida, ¿sería un espíritu de discernimiento una de ellas? El Señor da un gran valor a este atributo, y quiere que todos lo tengamos. Si no lo tenemos, tomaremos decisiones equivocadas. El discernimiento es la capacidad de darse cuenta de lo que no es obvio o evidente. Por ejemplo, ¿puede usted señalar la diferencia entre legalismo y libertad? Dios nos llama a vivir de acuerdo con nuestras convicciones personales, pero no todas ellas son...
Ver Mas

Comentario Proverbios 2:1-9 Promesas para los que buscan sabiduría. Proverbios 2:1-9 Comentario de Matthew Henry

Vv. 1—9. Quienes buscan fervorosamente la sabiduría celestial nunca se quejarán de haber perdido su esfuerzo; la libertad del don no elimina la necesidad de nuestra diligencia, Juan vi, 27. —Buscad y hallaréis; pedid y se os dará. Obsérvese a los que así son favorecidos. Ellos son los justos, en quienes es renovada la imagen de Dios que consiste en justicia. Si dependemos de Dios y vamos en pos de la sabiduría, Él nos capacitará para guardar las sendas del juicio.
Ver Mas

Un privilegio maravilloso Hebreos 7:11-28 Pastor Charles Stanley Encontacto.org

Hebreos 7.11-28La oración es un privilegio admirable, sin duda, y debemos tratarla como tal. ¿Alguna vez se ha detenido a considerar por qué el Dios santo se digna escuchar nuestras peticiones y, además, responderlas? El Señor es tan perfecto que el más mínimo indicio de pecado es incompatible con su presencia. Los seres humanos, en cambio, son inherentemente pecaminosos. Sin embargo, Dios quiere tener comunión con nosotros, por lo que creó un medio para que eso fuera posible.Antes de la muerte ...
Ver Mas

El discernimiento Espiritual Proverbios 2:1-7 Pastor Charles Stanley Encontacto.org

En algún momento, todos nos hemos sentido confundidos, indecisos o desorientados. Podemos vivir victoriosa y confiadamente solo cuando tenemos la capacidad de ver la vida desde la perspectiva de Dios. Necesitamos su ayuda para poder distinguir entre el bien y el mal, lo bueno y lo mejor, y la verdad y la mentira.Cada día tomamos decisiones, algunas triviales y otras importantes. El Señor no quiere que nos formemos juicios basándonos en simples apariencias o en el limitado razonamiento humano. Di...
Ver Mas

PASAJE BIBLICO

Hebreos 7
7:4 Considerad, pues, cuán grande era éste, a quien aun Abraham el patriarca dio diezmos del botín.

7:5 Ciertamente los que de entre los hijos de Leví reciben el sacerdocio, tienen mandamiento de tomar del pueblo los diezmos según la ley, es decir, de sus hermanos, aunque éstos también hayan salido de los lomos de Abraham.

7:6 Pero aquel cuya genealogía no es contada de entre ellos, tomó de Abraham los diezmos, y bendijo al que tenía las promesas.

7:7 Y sin discusión alguna, el menor es bendecido por el mayor.

7:8 Y aquí ciertamente reciben los diezmos hombres mortales; pero allí, uno de quien se da testimonio de que vive.

7:9 Y por decirlo así, en Abraham pagó el diezmo también Leví, que recibe los diezmos;

7:10 porque aún estaba en los lomos de su padre cuando Melquisedec le salió al encuentro.

7:11 Si, pues, la perfección fuera por el sacerdocio levítico (porque bajo él recibió el pueblo la ley), ¿qué necesidad habría aún de que se levantase otro sacerdote, según el orden de Melquisedec, y que no fuese llamado según el orden de Aarón?

7:12 Porque cambiado el sacerdocio, necesario es que haya también cambio de ley;

7:13 y aquel de quien se dice esto, es de otra tribu, de la cual nadie sirvió al altar.

7:14 Porque manifiesto es que nuestro Señor vino de la tribu de Judá, de la cual nada habló Moisés tocante al sacerdocio.

7:15 Y esto es aun más manifiesto, si a semejanza de Melquisedec se levanta un sacerdote distinto,

7:16 no constituido conforme a la ley del mandamiento acerca de la descendencia, sino según el poder de una vida indestructible.

7:17 Pues se da testimonio de él: Tú eres sacerdote para siempre, Según el orden de Melquisedec.

7:18 Queda, pues, abrogado el mandamiento anterior a causa de su debilidad e ineficacia

7:19 (pues nada perfeccionó la ley), y de la introducción de una mejor esperanza, por la cual nos acercamos a Dios.

7:20 Y esto no fue hecho sin juramento;

7:21 porque los otros ciertamente sin juramento fueron hechos sacerdotes; pero éste, con el juramento del que le dijo: Juró el Señor, y no se arrepentirá: Tú eres sacerdote para siempre, Según el orden de Melquisedec.

7:22 Por tanto, Jesús es hecho fiador de un mejor pacto.

7:23 Y los otros sacerdotes llegaron a ser muchos, debido a que por la muerte no podían continuar;

7:24 mas éste, por cuanto permanece para siempre, tiene un sacerdocio inmutable;

7:25 por lo cual puede también salvar perpetuamente a los que por él se acercan a Dios, viviendo siempre para interceder por ellos.

7:26 Porque tal sumo sacerdote nos convenía: santo, inocente, sin mancha, apartado de los pecadores, y hecho más sublime que los cielos;

7:27 que no tiene necesidad cada día, como aquellos sumos sacerdotes, de ofrecer primero sacrificios por sus propios pecados, y luego por los del pueblo; porque esto lo hizo una vez para siempre, ofreciéndose a sí mismo.

7:28 Porque la ley constituye sumos sacerdotes a débiles hombres; pero la palabra del juramento, posterior a la ley, al Hijo, hecho perfecto para siempre.

SIGUENOS EN REDES SOCIALES