Coalición TGC | Exodo 20:1-20 | 0 | 149
Calificar

No intentes comprender los Diez Mandamientos sin la obra de Cristo - Exodo 20:1-20

Estudio Biblico


PRISCILA LÓPEZ VILLEGAS

Los lectores cristianos tenemos el reto de evitar una lectura superficial de la Biblia que nos impida comprender el mensaje que Dios quiere entregarnos.

Cuando leemos la ley de Dios, ¿estamos comprendiendo adecuadamente lo leído en su contexto pleno? Necesitamos la lectura y enseñanza de los mandamientos otorgados por Dios a Su pueblo, muchos de los cuales quizá conozcamos de memoria, pero puede que no comprendamos y apliquemos de manera correcta porque ignoramos que ellos apuntan a algo más que una moralidad perfecta.

Si tú también reconoces que esta lucha es tuya y de cada creyente, te tengo buenas noticias. Por medio del libro Diez palabras que dan vida: El deleite y el cumplimiento de los mandamientos de Dios (B&H Español, 2021), Jen Wilkin invita a sus lectoras a ver la belleza, amar y encontrar ánimo en la ley de Dios a la luz de la obra de Cristo. Sin embargo, hacer esto en el contexto de la humanidad caída tiene sus retos, incluso entre creyentes:

Si los Diez mandamientos no se olvidan, a menudo se perciben de manera errónea. Tienen un problema de relaciones públicas. Muchos los consideran las declaraciones obsoletas de un Dios estruendoso y malhumorado a un pueblo desobediente, y nos cuesta identificarnos con alguno de los dos o que nos resulten agradables. Como nos cuesta encontrar belleza en las Diez palabras, nos resulta fácil olvidarlas (p. 12).

La autora presenta cada uno de los diez mandamientos como diez palabras de Dios con dedicación especial para cada creyente. Te comparto algunas lecciones que aprendí leyendo este nuevo recurso.

Fuimos diseñados para reflejar el carácter de Dios
Somos creados conforme a la semejanza de nuestro creador (Gn 1:27). Esta realidad podría llevar al ser humano a la egolatría o a la idolatría en nombre de Dios, dejando de lado al propio Creador. No obstante, Wilkin nos recuerda una verdad: «No tenemos que hacer imágenes de Dios porque nosotros mismos portamos Su imagen. Pero debido a nuestro pecado, lo hacemos de una manera disminuida» (p. 39).

Es por eso que el Señor establece dos palabras imperativas, pero instructivas, las cuales nos pueden llevar a darle gloria en nuestro carácter:

Lealtad absoluta: Resume el primer mandamiento (Ex 20:1-3).
Adoración intacta: Resume el segundo mandamiento (Ex 20:4-6).
Cuando pensamos en los primeros dos mandamientos, asociamos la idolatría a la creación visible, como cuando el pueblo de Israel creó y adoró a un becerro de oro mientras estaban al pie del monte Sinaí. Al analizar mejor ambos mandamientos (y cada uno de los que le siguen), vemos que estos señalan la importancia de la lealtad hacia Dios y que, al quebrantar Su ley en cualquiera de sus demandas, dejamos de lado nuestra prioridad y lealtad hacia Él.

Frente a esta realidad, los hijos de Dios somos llamados a reflejar Su carácter. Son estas diez palabras las que «nos muestran cómo vivir en la tierra como en el cielo, conformándonos a la imagen de Cristo como representantes de Yahvéh. Son herramientas de tallado» (p. 41). Nuestro testimonio de vida y verbal (el mensaje claro del evangelio) son claves para proclamar el mensaje de salvación a quienes nos rodean, para que otros adoren a Aquel que nos da vida.

Considerar los dos primeros mandamientos como esenciales en nuestra vida es clave para reflejar el carácter de Dios, ya que «toda transgresión de una de las Diez palabras [mandamientos] empieza transgrediendo la primera, la de no tener ningún dios además de Él» (p. 32). A partir de la caída de Adán y Eva, tenemos la capacidad de erigir dioses falsos que nos llevan a reflejar el carácter de Satanás y no el de nuestro Creador.

Necesitamos volver a Dios
Puede ser repetitivo para los creyentes, pero nunca está de más enfatizar y recordar a todo ser humano la importancia de conocer a nuestro Dios y Su carácter incomparable. Sobre esto habla el siguiente mandamiento: «No tomarás el nombre del Señor tu Dios en vano» (Ex 20:7). Este mandamiento se interpreta comúnmente solo como respeto único hacia Su Nombre, pero para comprenderlo debemos saber que su significado es más profundo que eso.


«Hacer un mal uso del nombre del Señor —tomar Su nombre en falso— es representar de forma inadecuada el carácter de Dios» (p. 45). En este sentido, cada vez que nos centramos solo en ver, analizar y aprender sobre «un solo lado» del carácter de Dios estamos tomando Su nombre en vano. Nos gusta afirmar que Él es un Dios de amor, pero ¿consideramos Su justicia? Enseñamos sobre Su misericordia, pero ¿hablamos sobre Su soberanía?

Debemos comprender la ley a partir de Cristo
La sociedad actual busca eliminar cualquier norma o ley divina. Pero los mandamientos por parte de Dios no fueron dados con intención de castigo, sino para que las sociedades puedan convivir (1 Jn 5:3; cp. Ro 3:20). Cada mandamiento nos lleva a practicar el respeto al prójimo, pero no para conveniencia propia, sino para el bien y la integridad de aquellos que también son hechos a semejanza de Dios.

El noveno mandamiento, «No darás falso testimonio contra tu prójimo» (Ex 20:16), nos lleva, por ejemplo, a animarnos unos a otros (1 Ts 5:11). Cada «no» en la ley de Dios quiere conducirnos hacia una actitud de misericordia, compasión y lealtad que refleje lo que hay en nuestros corazones por medio de la obra de Cristo, a quien apunta el Antiguo Testamento y de quien testifica el Nuevo Testamento como el postrer Adán.

En Diez palabras que dan vida, leemos que «las tablillas entregadas a Moisés hace mucho que se hicieron polvo, pero la belleza de sus mandamientos se mantiene viva de generación en generación en los corazones del pueblo de Dios» (p. 144). Esto es gracias a Cristo, quien es superior a Moisés y la ley. Es en Cristo que las diez palabras de la ley pueden darnos una vida llena de agradecimiento y que podemos disfrutar desde aquí en la tierra.

No trates de comprender la ley de Dios sin la obra amorosa de Cristo que la Biblia nos narra y que es conocida como la historia de la redención.
Priscila López Villegas

TE PUEDE INTERESAR

Comentario Éxodo 20:1- 2. El prefacio de los diez mandamientos. Exodo 20:1-2 Comentario de Matthew Henry

Vv. 1, 2. Dios habla de muchas maneras a los hijos de los hombres; por la conciencia, porprovidencias, por su voz, a todas las cuales debemos atender cuidadosamente; pero nunca habló, enmomento alguno, como cuando dio los Diez Mandamientos. Dios había dado antes esta ley alhombre; estaba escrita en su corazón, pero el pecado la desfiguró tanto que fue necesario revivir elconocimiento de ella. La ley es espiritual, y toma conocimiento de los pensamientos, deseos ydisposiciones secretas del corazó...
Ver Mas

Comentario Éxodo 20:18-21. El temor del pueblo. Exodo 20:18-21 Comentario de Matthew Henry

Vv. 18—21. Esta ley, tan extensa que no podemos medirla, tan espiritual que no podemosevadirla, y tan razonable que no podemos encontrarle defecto, será la regla del futuro juicio de Dios,como es la regla para la conducta presente del hombre. Si somos juzgados por esta regla,encontraremos que nuestra vida se ha pasado en transgresiones. Con esta santa ley y un juicioespantoso que nos espera, ¿quién puede despreciar el evangelio de Cristo? El conocimiento de la leymuestra la necesidad del arrepen...
Ver Mas

La adoración verdadera Exodo 20:1-7 Pastor Charles Stanley Encontacto.org

La mayoría de nosotros vamos a la iglesia los domingos para adorar a Dios, pero ¿es adoración lo que estamos haciendo? A menudo asociamos la palabra con música, aunque su significado implica mucho más que eso. Una definición adecuada puede ser difícil de expresar de manera concisa; sin embargo, piense en adoración de esta manera: cuando nuestra mente está ocupada con pensamientos de Dios, el corazón se desborda de temor reverente, adoración y alabanza a Él.Es provechoso notar el orden, para que ...
Ver Mas

PASAJE BIBLICO

Exodo 20
20:1 Y habló Dios todas estas palabras, diciendo:

20:2 Yo soy Jehová tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto, de casa de servidumbre.

20:3 No tendrás dioses ajenos delante de mí.

20:4 No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra.

20:5 No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen,

20:6 y hago misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos.

20:7 No tomarás el nombre de Jehová tu Dios en vano; porque no dará por inocente Jehová al que tomare su nombre en vano.

20:8 Acuérdate del día de reposo para santificarlo.

20:9 Seis días trabajarás, y harás toda tu obra;

20:10 mas el séptimo día es reposo para Jehová tu Dios; no hagas en él obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni tu extranjero que está dentro de tus puertas.

20:11 Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, Jehová bendijo el día de reposo y lo santificó.

20:12 Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen en la tierra que Jehová tu Dios te da.

20:13 No matarás.

20:14 No cometerás adulterio.

20:15 No hurtarás.

20:16 No hablarás contra tu prójimo falso testimonio.

20:17 No codiciarás la casa de tu prójimo, no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su criada, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo.

20:18 Todo el pueblo observaba el estruendo y los relámpagos, y el sonido de la bocina, y el monte que humeaba; y viéndolo el pueblo, temblaron, y se pusieron de lejos.

20:19 Y dijeron a Moisés: Habla tú con nosotros, y nosotros oiremos; pero no hable Dios con nosotros, para que no muramos.

20:20 Y Moisés respondió al pueblo: No temáis; porque para probaros vino Dios, y para que su temor esté delante de vosotros, para que no pequéis.

SIGUENOS EN REDES SOCIALES