Coalición TGC | 2 Pedro 3:16 | 0 | 109
Calificar

¿Por qué nuestra fe no mueve montañas? - 2 Pedro 3:16

Estudio Biblico





Pedro nos dice que Pablo escribió algunas cosas que son difíciles de entender (2 P 3:16).

Jesús también dijo algunas cosas difíciles.

Dos veces, el Señor les dijo a Sus discípulos que podrían hacer cosas asombrosas si tenían fe como una semilla de mostaza. En Mateo, la fe como semilla de mostaza está ligada a la expulsión de un demonio y Jesús dice que aquellos que tienen tal fe pueden mover montañas (17:20). En Lucas, aquellos que tienen la fe de la semilla de mostaza podrán perdonar a los que pecan contra ellos, ya que tal fe puede arrancar moreras y arrojarlas al mar (17:6). Todo tipo de preguntas vienen a nuestras mentes.

¿Qué es la fe como un grano de mostaza? ¿Por qué nuestra fe no mueve montañas? ¿Estamos fallando en ver las grandes cosas de Dios debido a nuestra falta de fe?

Fe que anima
En las historias relatadas tanto en Mateo como en Lucas, los discípulos anhelan más fe. Entonces podrían hacer grandes cosas para Dios, como expulsar demonios y perdonar a un hermano que sea especialmente molesto. Jesús les dice que no necesitan mucha fe; solo necesitan un poco de fe. Habla claramente de una pequeña cantidad de fe, ya que la semilla de mostaza era la semilla más pequeña conocida en su época. Jesús también informa a Sus discípulos que el reino de los cielos es tan pequeño como un grano de mostaza (Mt 13:31).

Somos propensos a pensar que si tuviéramos más fe, Dios podría hacer cosas asombrosas por medio de nosotros. Pero Jesús nos dice algo bastante asombroso. El problema no es si estamos llenos de fe, sino si tenemos algo de fe. Si tenemos la más mínima cantidad de fe, Dios obra a nuestro favor. Jesús detiene a Sus discípulos en seco y les pregunta: ¿Tienen algo de fe en mí? ¿Tienen algo de confianza en Dios?

¿Por qué es alentadora la respuesta de Jesús? Porque no nos quedamos atrapados en la ciénaga de pensar si tenemos suficiente fe. Cuando enfrentamos una situación determinada, clamamos a Dios para que nos dé fe, por pequeña que sea. Una pequeña cantidad de fe es suficiente porque el enfoque no está en nuestra fe sino en su objeto.

¿Por qué es verdad que la fe del grano de mostaza puede mover montañas y arrancar sicómoros? Jesús responde de manera clara. No es por la cantidad de nuestra fe, sino por el objeto de nuestra fe. Si nuestra fe está en el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, entonces tiene un gran efecto. Nuestra fe no hace la diferencia ella porque sea tan grande, sino porque Dios es tan grande, porque Él es el soberano que gobierna sobre todas las cosas. Nuestra fe no prospera cuando pensamos en cuánta fe tenemos; florece cuando contemplamos a nuestro Dios, cuando vemos a Jesús como el crucificado y resucitado por nosotros.

Fe que se sostiene sobre promesas
Aún así, tenemos preguntas sobre este versículo. ¿Puede nuestra fe del tamaño de la semilla de mostaza mover montañas y arrancar sicómoros? ¿Vemos que esto suceda hoy? ¿Tienen razón los predicadores de la prosperidad al decir que si tuviéramos más fe, no nos enfermaríamos y disfrutaríamos de las riquezas de este mundo?

Primero, es fundamental notar que Jesús está usando una ilustración. No está hablando literalmente de mover montañas y arrancar árboles. No hay ningún ejemplo en las Escrituras de montañas desapareciendo porque alguien tuvo fe. Jesús está enseñando que suceden cosas asombrosas si tenemos fe. La pregunta es, ¿qué tipo de cosas impresionantes deberíamos esperar?

Aquí hay que tener en cuenta toda la Biblia. El viejo dicho es correcto: «un texto sin contexto es un pretexto». El contexto aquí es toda la Biblia, lo que incluye leerla en su línea de tiempo histórica de pacto y redención. No podemos simplemente tomar cualquier versículo de la Biblia y aplicarlo a nuestras vidas sin considerar cómo se relaciona con el conjunto de las Escrituras como un todo.

La fe no es abstracta; ponemos nuestra fe en las promesas de Dios, en la verdad que Él ha revelado. Las Escrituras nunca prometen a los creyentes que serán saludables o ricos. El aguijón en la carne de Pablo probablemente fue una enfermedad física (2 Co 12:7-10), y aunque oró tres veces por liberación, Dios dijo «no». De manera similar, no era la voluntad de Dios sanar a Trófimo, el compañero de ministerio de Pablo (2 Ti 4:20), ¡y no fue porque a Pablo le faltara la fe de la semilla de mostaza! Además, Timoteo no fue sanado de manera milagrosa e instantánea de dolencias estomacales, sino que se le dijo que tomara vino para calmar su indigestión (1 Ti 5:23). Ciertamente, Pablo creía que Dios podía sanar a Timoteo, pero Dios había determinado que no sería sanado. Además, Pablo enseña de manera clara que algunos creyentes son perseguidos y algunos sufren por falta de alimentos y ropa. Dios nunca nos prometió una vida cómoda (Ro 8:35-39).

La fe que mueve montañas, entonces, debe basarse en las promesas de Dios, en lo que se revela en Su Palabra, no en lo que deseamos que suceda o incluso en lo que de manera ferviente creemos que sucederá.

La fe equivocada puede llevar al desastre. En la década de 1520, Tomás Muntzer creía que el Espíritu Santo lo guió para traer la edad de oro y luchó junto a los campesinos para derrocar el poder político. Pero Muntzer se inspiró en fantasías y murió en la revuelta que encabezó. Él confiaba en «revelaciones espirituales» en lugar de las palabras plasmadas en las Escrituras.

Debemos preguntarnos primero, entonces, si la fe de uno está basada de verdad en la Palabra de Dios. De lo contrario, se basa en las vanas imaginaciones del ser humano.

Fe que santifica
La pregunta permanece: ¿Qué es la fe que mueve montañas? Nota lo que Jesús dice en Lucas: El que tiene fe como un grano de mostaza, hace grandes cosas. Tienen la fe para perdonar a los hermanos y hermanas que pecan contra ellos repetidamente.

La ilustración que proporciona Jesús, entonces, es de gran ayuda. Sabemos que es la voluntad de Dios que perdonemos a los que pecan contra nosotros. Sin embargo, cuando nos enfrentamos a perdonarlos, a menudo luchamos porque el dolor es muy intenso.

La fe de la semilla de mostaza, entonces, es la fe que mata las obras de la carne y produce el fruto del Espíritu (Gá 5:19-23). El amor, el gozo, la paz y la paciencia son montañas que solo se pueden escalar con fe; la fe, después de todo, se expresa en el amor (Gá 5:6). La fe de la semilla de mostaza cree que el evangelio llegará hasta los confines de la tierra y triunfará sobre las puertas del infierno. La evidencia más clara de la fe de la semilla de mostaza es si amas a Dios y a tu prójimo.

Nuestros mayores enemigos no están fuera, sino dentro de nosotros. Nuestro mayor enemigo es el odio y la rebelión que nos alcanza, y la fe como la semilla de mostaza, porque está puesta en Jesucristo, nos da la victoria sobre nuestro pecado.

Sin embargo, somos libres del pecado que esclaviza cuando confiamos en Cristo y no en nuestras propias fuerzas y obras. La fe de la semilla de mostaza es enormemente poderosa, no por nuestra fe, sino porque nos une al Dios que resucitó a Jesucristo de entre los muertos.



THOMAS SCHREINER



TE PUEDE INTERESAR

El valor del discernimiento Proverbios 2:1-11 Pastor Charles Stanley Encontacto.org

Si usted hiciera una lista de las cosas que más quiere en la vida, ¿sería un espíritu de discernimiento una de ellas? El Señor da un gran valor a este atributo, y quiere que todos lo tengamos. Si no lo tenemos, tomaremos decisiones equivocadas. El discernimiento es la capacidad de darse cuenta de lo que no es obvio o evidente. Por ejemplo, ¿puede usted señalar la diferencia entre legalismo y libertad? Dios nos llama a vivir de acuerdo con nuestras convicciones personales, pero no todas ellas son...
Ver Mas

Comentario Proverbios 2:1-9 Promesas para los que buscan sabiduría. Proverbios 2:1-9 Comentario de Matthew Henry

Vv. 1—9. Quienes buscan fervorosamente la sabiduría celestial nunca se quejarán de haber perdido su esfuerzo; la libertad del don no elimina la necesidad de nuestra diligencia, Juan vi, 27. —Buscad y hallaréis; pedid y se os dará. Obsérvese a los que así son favorecidos. Ellos son los justos, en quienes es renovada la imagen de Dios que consiste en justicia. Si dependemos de Dios y vamos en pos de la sabiduría, Él nos capacitará para guardar las sendas del juicio.
Ver Mas

El discernimiento Espiritual Proverbios 2:1-7 Pastor Charles Stanley Encontacto.org

En algún momento, todos nos hemos sentido confundidos, indecisos o desorientados. Podemos vivir victoriosa y confiadamente solo cuando tenemos la capacidad de ver la vida desde la perspectiva de Dios. Necesitamos su ayuda para poder distinguir entre el bien y el mal, lo bueno y lo mejor, y la verdad y la mentira.Cada día tomamos decisiones, algunas triviales y otras importantes. El Señor no quiere que nos formemos juicios basándonos en simples apariencias o en el limitado razonamiento humano. Di...
Ver Mas

Comentario 2ª Pedro 3:11-18.Se infiere de esto la necesidad de la santidad y la constancia en la fe. 2 Pedro 3:11-18 Comentario de Matthew Henry

Vv. 11—18. Sobre la base de la doctrina de la segunda venida de Cristo se nos exhorta a lapureza y la piedad. Este es el efecto del verdadero conocimiento. Se requiere una santidad muyexacta y universal, que no se apoye en ninguna baja medida o grado. Los cristianos verdaderosesperan cielos nuevos y una nueva tierra; libres de la vanidad a la que están sujetas las cosaspresentes, y del pecado con que están contaminadas. Sólo los vestidos con la justicia de Cristo, ysantificados por el Espíritu S...
Ver Mas

PASAJE BIBLICO

2 Pedro 3
3:16 casi en todas sus epístolas, hablando en ellas de estas cosas; entre las cuales hay algunas difíciles de entender, las cuales los indoctos e inconstantes tuercen, como también las otras Escrituras, para su propia perdición.

SIGUENOS EN REDES SOCIALES