Pastor Charles Stanley Encontacto.org | 1 Juan 2:1-17 | 0 | 117
Calificar

El impacto de conocer a Dios - 1 Juan 2:1-17

Estudio Biblico



1 Juan 2.1-17

¿Busca usted conocer y entender al Señor? Aunque Él supera la comprensión humana en muchos sentidos, Dios ha revelado mucho de sí mismo en su Palabra. A medida que lo busquemos por medio de la Biblia, creceremos en nuestra comprensión de su naturaleza. Sin embargo, esta no es una búsqueda académica, pues conocer a Dios impacta todos los ámbitos de la vida.

Por un lado, el conocimiento de Dios influencia nuestras oraciones. En lugar de pedir lo que queramos, pedimos de acuerdo con su voluntad (1 Jn 5.14, 15) sin limitar nuestras peticiones en tamaño o alcance, con la seguridad de que nada es imposible para Dios.

La manera en que vemos al Señor también cambia nuestra mentalidad y el modo en que nos comportamos y nos relacionamos con otras personas. Conocerlo de manera personal transforma nuestra tendencia natural a dudar y pecar, para obedecerlo con un corazón puro. En vez de amar al mundo, buscamos complacerlo al amar a su pueblo con generosidad y resistiendo los deseos pecaminosos.

Pablo sabía que conocer al Señor era tan importante que conocerlo se convirtió en la misión de su vida (Fil 3.8-10). ¿Podría decirse lo mismo de usted? Conocer a Dios renovará su vida por completo.

TE PUEDE INTERESAR

El valor del discernimiento Proverbios 2:1-11 Pastor Charles Stanley Encontacto.org

Si usted hiciera una lista de las cosas que más quiere en la vida, ¿sería un espíritu de discernimiento una de ellas? El Señor da un gran valor a este atributo, y quiere que todos lo tengamos. Si no lo tenemos, tomaremos decisiones equivocadas. El discernimiento es la capacidad de darse cuenta de lo que no es obvio o evidente. Por ejemplo, ¿puede usted señalar la diferencia entre legalismo y libertad? Dios nos llama a vivir de acuerdo con nuestras convicciones personales, pero no todas ellas son...
Ver Mas

Comentario Proverbios 2:1-9 Promesas para los que buscan sabiduría. Proverbios 2:1-9 Comentario de Matthew Henry

Vv. 1—9. Quienes buscan fervorosamente la sabiduría celestial nunca se quejarán de haber perdido su esfuerzo; la libertad del don no elimina la necesidad de nuestra diligencia, Juan vi, 27. —Buscad y hallaréis; pedid y se os dará. Obsérvese a los que así son favorecidos. Ellos son los justos, en quienes es renovada la imagen de Dios que consiste en justicia. Si dependemos de Dios y vamos en pos de la sabiduría, Él nos capacitará para guardar las sendas del juicio.
Ver Mas

¿Dios quiere que yo sea feliz? 1 Juan 2:15-17 Pas. Julian Alvarez

En cierta medida cualquier Padre desea la felicidad de sus hijos, sin embargo, esta afirmación no es una verdad absoluta por varias razones pero solo quiero mencionar dos: 1. No hay versículos que defina contundentemente esa declaración. 2. La felicidad la podemos ver desde diferentes puntos de vista. La podemos analizar desde el punto de vista bíblico, y desde el punto de vista mundano. Ahora, ¿felicidad a cambio de que… de perdición? Interesante analizarlo, entonc...
Ver Mas

El discernimiento Espiritual Proverbios 2:1-7 Pastor Charles Stanley Encontacto.org

En algún momento, todos nos hemos sentido confundidos, indecisos o desorientados. Podemos vivir victoriosa y confiadamente solo cuando tenemos la capacidad de ver la vida desde la perspectiva de Dios. Necesitamos su ayuda para poder distinguir entre el bien y el mal, lo bueno y lo mejor, y la verdad y la mentira.Cada día tomamos decisiones, algunas triviales y otras importantes. El Señor no quiere que nos formemos juicios basándonos en simples apariencias o en el limitado razonamiento humano. Di...
Ver Mas

Cómo lidiar con el pecado 1 Juan 1:5-2:2 Pastor Charles Stanley Encontacto.org

1 Juan 1.5-2.2El sacrificio de Cristo en la cruz pagó todos nuestros pecados, pero los creyentes siguen siendo susceptibles a la tentación y la desobediencia. Por eso es importante que entendamos qué hacer cuando cedemos a nuestros deseos pecaminosos. Dios nos ha dado una manera de seguir creciendo en santidad. Para ello, debemos...VER EL PECADO COMO EL SEÑOR LO VE. Nuestro Dios es absolutamente puro. Para Él, todo pecado es una ofensa que viola su ley, entristece al Espíritu Santo y menosprecia...
Ver Mas

Comentario 1ª Juan 2:1-11.Los efectos del conocimiento producen obediencia y amor 1 Juan 2:1-11 Comentario de Matthew Henry

Vv. 1, 2. Tenemos un Abogado para con el Padre; uno que ha prometido, y es plenamente capaz dedefender a cada uno que solicite perdón y salvación en su nombre, dependiendo de que Él aboguepor ellos. Él es “Jesús”, el Salvador, y “Cristo”, el Mesías, el Ungido. Él solo es “el Justo”, querecibió su naturaleza libre de pecado, y como fiador nuestro obedeció perfectamente la ley de Dios, yasí cumplió toda justicia. Todos los hombres de todo país, y a través de sucesivas generaciones,están invitados ...
Ver Mas

Comentario 1ª Juan 2:15-23.Todos advertidos en contra del amor a este mundo y contra el error. 1 Juan 2:15-23 Comentario de Matthew Henry

Vv. 15—17. Las cosas del mundo pueden desearse y poseerse para los usos y propósitos queDios concibió, y hay que usarlas por su gracia y para su gloria; pero los creyentes no deben buscarlasni valorarlas para propósitos en que el pecado abusa de ellas. El mundo aparta de Dios el corazón ymientras más prevalezca el amor al mundo, más decae el amor a Dios. Las cosas del mundo seclasifican conforme a las tres inclinaciones reinantes de la naturaleza depravada: —1. Laconcupiscencia de la carne, del ...
Ver Mas

Libre 1 Juan 2:1-2 JOYCE MEYER

Pero, si alguno peca, tenemos ante el Padre a un intercesor, a Jesucristo, el Justo. Él es el sacrificio por el perdón de nuestros pecados, y no solo por los nuestros, sino por los de todo el mundo. —1 Juan 2:1-2Hubo un momento en mi vida en el que si me preguntabas: “¿Qué fue lo último que hiciste mal?” Podría haber detallado la hora exacta en que lo había hecho y cuánto tiempo lo había estado pagando por sentirme culpable. Me preocupaba cada pequeño error que cometía y trataba desesperadamente...
Ver Mas

PASAJE BIBLICO

1 Juan 2
2:1 Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo.

2:2 Y él es la propiciación por nuestros pecados; y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo.

2:3 Y en esto sabemos que nosotros le conocemos, si guardamos sus mandamientos.

2:4 El que dice: Yo le conozco, y no guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso, y la verdad no está en él;

2:5 pero el que guarda su palabra, en éste verdaderamente el amor de Dios se ha perfeccionado; por esto sabemos que estamos en él.

2:6 El que dice que permanece en él, debe andar como él anduvo.

2:7 Hermanos, no os escribo mandamiento nuevo, sino el mandamiento antiguo que habéis tenido desde el principio; este mandamiento antiguo es la palabra que habéis oído desde el principio.

2:8 Sin embargo, os escribo un mandamiento nuevo, que es verdadero en él y en vosotros, porque las tinieblas van pasando, y la luz verdadera ya alumbra.

2:9 El que dice que está en la luz, y aborrece a su hermano, está todavía en tinieblas.

2:10 El que ama a su hermano, permanece en la luz, y en él no hay tropiezo.

2:11 Pero el que aborrece a su hermano está en tinieblas, y anda en tinieblas, y no sabe a dónde va, porque las tinieblas le han cegado los ojos.

2:12 Os escribo a vosotros, hijitos, porque vuestros pecados os han sido perdonados por su nombre.

2:13 Os escribo a vosotros, padres, porque conocéis al que es desde el principio. Os escribo a vosotros, jóvenes, porque habéis vencido al maligno. Os escribo a vosotros, hijitos, porque habéis conocido al Padre.

2:14 Os he escrito a vosotros, padres, porque habéis conocido al que es desde el principio. Os he escrito a vosotros, jóvenes, porque sois fuertes, y la palabra de Dios permanece en vosotros, y habéis vencido al maligno.

2:15 No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él.

2:16 Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo.

2:17 Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.

SIGUENOS EN REDES SOCIALES